martes, noviembre 24, 2009

Nuestra vida: la película



El final de la película está en tu mano...


******


2 comentarios:

Leona catalana dijo...

Siempre se está a tiempo de cambiar y nunca es tarde si la dicha es buena. Pero... ¿cuántos serán capaces?...

AE dijo...

No es que seamos capaces nosotros, es que, afortunadamente es Dios quien es capaz de cambiarnos y Él se encarga. Aceptar el guiño, hacer el amago de dar un pasito como el crío que empieza a andar para que su mamá o su papá lo sostenga en sus pinitos... aunque sean tardíos. Es Cristo quien más interés tiene de que no nos perdamos.

si los padres son capaces de tanto sacrificio, no va a ser Dios remiso a nuestro llanto.