martes, abril 02, 2019

Los anticonceptivos hormonales causan abortos

Los anticonceptivos hormonales causan abortos,
    según confirma un estudio

Martín M. Barillas

WASHINGTON, D.C., 29 de marzo de 2019 (LifeSiteNews.com). En una revisión de la bibliografía científica disponible, tres investigadoras médicas han hallado evidencia de que las mujeres que usan anticonceptivos hormonales sí conciben bebés, los cuales luego son destruidos por las sustancias químicas en abortos tempranos.

Las investigadoras Donna Harrison, Cara Buskmiller y Monique Chireau publicaron sus hallazgos en el artículo “Systematic Review of Ovarian Activity and Potential for Embryo Formation and Loss during the Use of Hormonal Contraception” (Revisión sistemática de la actividad de los ovarios y formación y pérdida potencial de embriones durante el uso de la anticoncepción hormonal”, traducción libre). El estudio fue publicado en la edición de enero de 2019 de la revista de medicina Linacre Quarterly, una publicación revisada por colegas de la Asociación de Médicos Católicos de EEUU (CMA, por sus siglas en inglés).

Las investigadoras examinaron estudios científicos que habían sido publicados desde 1990. Estos estudios investigaron el uso de los anticonceptivos hormonales. Dichos estudios arrojaron evidencia de elevados niveles de hormonas de estrógeno y progestina, que circulaban cuando los ovarios producían óvulos. Estas hormonas eran acompañadas por la concepción de bebés en la etapa embrionaria, que luego morían. 

En una respuesta a un correo electrónico enviado por LifeSiteNews.com, la Dra. Harrison explicó que el estudio mostró que los óvulos “son liberados con mucha más frecuencia durante el uso de anticonceptivos hormonales que lo que antes se pensaba”. La científica expresó en su estudio que cuando los óvulos son liberados durante el uso de la anticoncepción hormonal, la progesterona (la hormona que es necesaria para el sostén del embarazo) no se produce muy bien. Y añadió que la anticoncepción hormonal interfiere con la “capacidad de la mujer de producir progesterona para sostener al embrión humano”. Aunque reconoció que se necesita mucha más investigación, la Dra. Harrison, expresó preocupación por “la cantidad de embriones que de hecho son producidos durante el uso de los anticonceptivos hormonales y qué les ocurre a esos embriones que son producidos pero que no viven lo suficiente como para producir una prueba de embarazo que dé un resultado positivo al final de un ciclo”.

En el abstracto o resumen del estudio, las autoras expresaron que debido a que [el nivel de] la progesterona producido durante el uso de la anticoncepción hormonal es más bajo que lo que previamente se conoce, ello puede causar la pérdida de embriones. Las autoras recomendaron que esta información deba ser incluida cuando se está estableciendo un consenso informado por parte de las mujeres que están considerando el uso de la anticoncepción hormonal.

En efecto, en el resumen, las autoras expresaron que las mujeres que usan anticonceptivos hormonales (incluyendo la píldora anticonceptiva) puede que experimenten “una ovulación anormal o la liberación de un óvulo seguida de niveles hormonales anormales”. Y añadieron: “Este hecho puede aumentar el número de embriones en una etapa muy temprana que se pierden antes de que la prueba de embarazo dé un resultado positivo. Para las mujeres que están pensando acerca del uso de la anticoncepción hormonal, esta información es importante”.

[Nota del traductor-editor: La ley moral universal o ley natural y la Iglesia Católica enseñan que el uso de cualquier anticonceptivo es un acto intrínsecamente y gravemente malo y los que lo cometen con plena libertad y pleno conocimiento de este hecho incurren en un pecado mortal. Sin embargo, aquí el autor y a quienes él se refiere se concentran en el carácter abortivo de los anticonceptivos hormonales y en que por lo menos las mujeres deben saber este dato. Por supuesto, el carácter abortivo de estos anticonceptivos convierte su uso en un acto aún más grave.]

En un congreso sobre doctrina católica acerca de la anticoncepción y el aborto en 2006, la Dra.  Maria Kraw, especialista en endocrinología, que vive en Toronto, Canadá, describió cómo los anticonceptivos hormonales de hecho actúan de tal modo que pueden destruir la vida de un pequeñito ser humano durante el comienzo del embarazo. En una conferencia titulada “Medical Consequences of Contraception” (“Las consecuencias médicas de la anticoncepción”, traducción libre), la Dra. Kraw dijo que ella se abstenía de utilizar el término “anticoncepción”.

“Esto es así porque implica solamente el impedir la concepción”, dijo la experta. Y añadió que las dosis de hormonas causan abortos y otras consecuencias negativas. Señaló que la anticoncepción hormonal funciona por medio de la introducción de estrógeno artificial y progesterona artificial (progestinas) de 4 a 10 veces la cantidad producida de manera natural por el organismo humano. Estos elevados niveles de hormonas, añadió, hace que el cerebro cause que la ovulación se detenga, ya que dicha detención fue desencadenada por un aparente embarazo.

Es posible que la anticoncepción pueda impedir la concepción impidiendo que los espermatozoides penetren la cérvix y de esa manera imposibiliten que uno de ellos fertilice el óvulo que ha sido liberado por los ovarios a través de las trompas de Falopio. Pero también puede impedir que un embrión (el bebé durante sus primerísimas etapas de existencia) se implante en el útero de su madre. Ello ocurre cuando un nuevo ser humano ya ha sido concebido, declaró Kraw, luego de que las hormonas artificiales hayan adelgazado la capa que recubre el útero. “De manera que, en vez de anidarse en un útero acogedor y lleno de nutrientes para continuar su desarrollo,” explicó la científica, “el útero se convierte en un ambiente hostil y el embrión es descartado”.

[Nota del traductor-editor: Además de la píldora anticonceptiva y la “píldora del día siguiente” (incluyendo el Plan B), los otros anticonceptivos hormonales que actúan de manera abortiva son los siguientes: el Nuvaring o anillo vaginal; el OrthoEvra o “el parche”; el “OrthoTriCyclen Lo, píldoras anticonceptivas, conocidas también como anticonceptivos orales combinados; el. Depo-Provera o “la vacuna”; “El acetato de medroxiprogesterona; el Implanon, método que dura tres años y que se inserta en el brazo; la píldora de solo progestina o “la mini-píldora”, “ORTHO MICRONOR®; el “Ella” o “EllaOne” (ulipristal).  Aunque su mecanismo es distinto, los dispositivos intrauterinos también pueden actuar de manera abortiva: el Mirena y el Paragard, que es de cobre.]

Fuente LFN

lunes, marzo 18, 2019

Le soir approche et déjà le jour baisse

Nicolas Diat et Cardinal Robert Sarah 
Pour Benoît XVI, artisan incomparable de la reconstruction de l’Église.

Pour François, fils fidèle et dévoué de saint Ignace.

Pour les prêtres du monde entier, en action de grâce à l’occasion de mon Jubilé d’or sacerdotal.


« Si Dieu est pour nous, qui sera contre nous ? »
Lettre de saint Paul aux Romains

Hélas, Judas Iscariote
« Si eux se taisent, les pierres crieront » (Lc 19, 40).
« Un traître est un homme qui jure et qui ment. »
William Shakespeare, Macbeth
Pourquoi prendre à nouveau la parole ? Dans mon dernier livre, je vous invitais au silence. Pourtant, je ne peux plus me taire. Je ne dois plus me taire. Les chrétiens sont désorientés. Chaque jour, je reçois de toute part les appels au secours de ceux qui ne savent plus que croire. Chaque jour, je reçois à Rome des prêtres découragés et blessés. L’Église fait l’expérience de la nuit obscure. Le mystère d’iniquité l’enveloppe et l’aveugle.

Quotidiennement nous parviennent les nouvelles les plus terrifiantes. Il ne passe pas une semaine sans qu’un cas d’abus sexuel ne soit révélé. Chacune de ces révélations vient lacérer notre cœur de fils de l’Église. Comme le disait saint Paul VI, les fumées de Satan nous envahissent. L’Église, qui devrait être un lieu de lumière, est devenue un repaire de ténèbres. Elle devrait être une maison de famille sûre et paisible, et voilà qu’elle est devenue une caverne de brigands ! Comment pouvons-nous supporter que parmi nous, dans nos rangs, se soient introduits des prédateurs ? Nombre de prêtres fidèles se comportent chaque jour en bergers attentionnés, en pères pleins de douceur, en guides fermes. Mais certains hommes de Dieu sont devenus les agents du Mauvais. Ils ont cherché à souiller l’âme pure des plus petits. Ils ont humilié l’image du Christ présente en chaque enfant.
Les prêtres du monde entier se sont sentis humiliés et trahis par tant d’abominations. À la suite de Jésus, l’Église vit le mystère de la flagellation. Son corps est lacéré. Qui porte les coups ? Ceux-là même qui devraient l’aimer et la protéger ! Oui, j’ose emprunter les mots du pape François : le mystère de Judas plane sur notre temps. Le mystère de la trahison suinte des murs de l’Église. Les abus sur les mineurs le révèlent de la manière la plus abominable. Mais il faut avoir le courage de regarder notre péché en face : cette trahison-là a été préparée et causée par beaucoup d’autres, moins visibles, plus subtiles mais tout aussi profondes. Nous vivons depuis longtemps le mystère de Judas. Ce qui apparaît désormais au grand jour a des causes profondes qu’il faut avoir le courage de dénoncer avec clarté. La crise que vivent le clergé, l’Église et le monde est radicalement une crise spirituelle, une crise de la foi. Nous vivons le mystère d’iniquité, le mystère de la trahison, le mystère de Judas.

Permettez-moi de méditer avec vous sur la figure de Judas. Jésus l’avait appelé comme tous les apôtres. Jésus l’aimait ! Il l’avait envoyé pour annoncer la Bonne Nouvelle. Mais peu à peu le doute s’est emparé du cœur de Judas. Insensiblement, il s’est mis à juger l’enseignement de Jésus. Il s’est dit : ce Jésus est trop exigeant, peu efficace. Judas a voulu faire advenir le Royaume de Dieu sur la terre, tout de suite, par des moyens humains et selon ses plans personnels. Pourtant, il avait entendu Jésus lui dire : « Vos pensées ne sont pas mes pensées, vos voies ne sont pas mes voies » (Is 55, 8). Judas s’est malgré tout éloigné. Il n’a plus écouté le Christ. Il ne l’a plus accompagné dans ces longues nuits de silence et de prière. Judas s’est réfugié dans les affaires du monde. Il s’est occupé de la bourse, de l’argent et du commerce. Le menteur continuait à suivre le Christ, mais il n’y croyait plus. Il murmurait. Le soir du Jeudi Saint, le Maître lui a lavé les pieds. Son cœur devait être bien endurci pour ne pas se laisser toucher. Le Seigneur était là devant lui, à genoux, serviteur humilié, lavant les pieds de celui qui devait le livrer. Jésus a posé sur lui une dernière fois son regard plein de douceur et de miséricorde. Mais le diable s’était déjà introduit dans le cœur de Judas. Il n’a pas baissé les yeux. Intérieurement, il a dû prononcer l’antique mot de la révolte : « non serviam », « je ne servirai pas ». Lors de la Cène, il a communié alors que son projet était arrêté. Ce fut la première communion sacrilège de l’histoire. Et il a trahi.
Judas est pour l’éternité le nom du traître et son ombre plane aujourd’hui sur nous. Oui, comme lui, nous avons trahi ! Nous avons abandonné la prière. Le mal de l’activisme efficace s’est infiltré partout. Nous cherchons à imiter l’organisation des grandes entreprises. Nous oublions que seule la prière est le sang qui peut irriguer le cœur de l’Église. Nous affirmons que nous n’avons pas de temps à perdre. Nous voulons employer ce temps à des œuvres sociales utiles. Celui qui ne prie plus a déjà trahi. Déjà, il est prêt à toutes les compromissions avec le monde. Il marche sur la voie de Judas.
Nous tolérons toutes les remises en cause. La doctrine catholique est mise en doute. Au nom de postures soi-disant intellectuelles, des théologiens s’amusent à déconstruire les dogmes, à vider la morale de son sens profond. Le relativisme est le masque de Judas déguisé en intellectuel. Comment s’étonner lorsque nous apprenons que tant de prêtres brisent leurs engagements ? Nous relativisons le sens du célibat, nous revendiquons le droit à avoir une vie privée, ce qui est contraire à la mission du prêtre. Certains vont jusqu’à revendiquer le droit à des comportements homosexuels. Les scandales se succèdent, chez les prêtres et chez les évêques.
Le mystère de Judas s’étend. Je veux donc dire à tous les prêtres : restez forts et droits. Certes, à cause de quelques ministres, vous serez tous étiquetés comme homosexuels. On traînera dans la boue l’Église catholique. On la présentera comme si elle était entièrement composée de prêtres hypocrites et avides de pouvoir. Que votre cœur ne se trouble pas. Le Vendredi Saint, Jésus était chargé de tous les crimes du monde, et Jérusalem hurlait : « Crucifie-le ! Crucifie-le ! » Nonobstant les enquêtes tendancieuses qui vous présentent la situation désastreuse d’ecclésiastiques irresponsables à la vie intérieure anémiée, aux commandes du gouvernement même de l’Église, restez sereins et confiants comme la Vierge et saint Jean au pied de la Croix. Les prêtres, les évêques et les cardinaux sans morale ne terniront en rien le témoignage lumineux des plus de quatre cent mille prêtres à travers le monde qui, chaque jour et dans la fidélité, servent saintement et joyeusement le seigneur. Malgré la violence des attaques qu’elle peut subir, l’Église ne mourra pas. C’est la promesse du Seigneur, et sa parole est infaillible.

Les chrétiens tremblent, vacillent, doutent. J’ai voulu ce livre pour eux. Pour leur dire : ne doutez pas ! Tenez ferme la doctrine ! Tenez la prière ! J’ai voulu ce livre pour réconforter les chrétiens et les prêtres fidèles.
Le mystère de Judas, le mystère de la trahison, est un poison subtil. Le diable cherche à nous faire douter de l’Église. Il veut que nous la regardions comme une organisation humaine en crise. Pourtant, elle est tellement plus que cela : elle est le Christ se continuant. Le diable nous pousse à la division et au schisme. Il veut nous faire croire que l’Église a trahi. Mais l’Église ne trahit pas. L’Église, pleine de pécheurs, est elle-même sans péchés ! Il y aura toujours assez de lumière en elle pour ceux qui cherchent Dieu. Ne soyez pas tentés par la haine, la division, la manipulation. Il ne s’agit pas de créer un parti, de nous dresser les uns contre les autres : « Le Maître nous a mis en garde contre ces dangers au point de rassurer le peuple, même à l’égard des mauvais pasteurs : il ne fallait pas qu’à cause d’eux on abandonnât l’Église, cette chaire de la vérité […] Donc ne nous perdons pas dans le mal de la division, à cause de ceux qui sont mauvais », disait déjà saint Augustin (lettre 105).

L’Église souffre, elle est bafouée et ses ennemis sont à l’intérieur. Ne l’abandonnons pas. Tous les pasteurs sont des homme pécheurs, mais ils portent en eux le mystère du Christ.
Que faire alors ? Il ne s’agit pas de s’organiser et de mettre en œuvre des stratégies. Comment croire que par nous-même nous pourrions améliorer les choses ? Ce serait entrer encore dans l’illusion mortifère de Judas.
Face au déferlement des péchés dans les rangs de l’Église, nous sommes tentés de vouloir prendre les choses en mains. Nous sommes tentés de vouloir purifier l’Église par nos propres forces. Ce serait une erreur. Que ferions-nous ? Un parti ? Un courant ? Telle est la tentation la plus grave : les oripeaux de la division. Sous prétexte de faire le bien, on se divise, on se critique, on se déchire. Et le démon ricane. Il a réussi à tenter les bons sous l’apparence du bien. Nous ne réformons pas l’Église par la division et la haine. Nous réformons l’Église en commençant par nous changer nous-mêmes ! N’hésitons pas, chacun à notre place, à dénoncer le péché en commençant par le nôtre.
Je tremble à l’idée que la tunique sans couture du Christ risque à nouveau d’être déchirée. Jésus a souffert l’agonie en voyant par avance les divisions des chrétiens. Ne le crucifions pas à nouveau ! Son cœur nous supplie : il a soif d’unité ! Le diable craint d’être nommé par son nom. Il aime à se draper dans le brouillard de l’ambiguïté. Soyons clairs. « Mal nommer les choses, c’est ajouter au malheur du monde », disait Albert Camus.

jueves, enero 17, 2019

¡No soy un producto!

Este testimonio me ha recordado la confidencia de una amiga muy querida, ya fallecida. ¡Cómo afecta el aborto de los hermanos! Ellos también  sufren el síndrome postaborto. No importa qué religión tengan.
Cuando tenía 16 años tuve una conversación con mi madre que me cambió para siempre. Mi madre y mi padre nunca se casaron, se separaron cuando yo tenía 9 meses y nunca conocí a mi padre hasta que tuve 28 años. Mi madre silenciaba todo lo que se refería a su relación con mi padre. Nunca supe nada de la misma hasta una tarde cuando tenía 16 años en que mi madre decidió darme detalles de su noviazgo con mi padre.
Durante la conversación mi madre se mostraba muy triste y me dijo que conoció a mi padre cuando ella tenía 19 años y mi padre tenía 21 años. Él estudiaba en la universidad y mi madre vivía con mi abuela. Durante su noviazgo, mi madre me dijo que resultó embarazada; supuse que se refería a mí. Entre llantos me dijo que no se refería a mí; mis padres habían engendrado otro hijo antes que yo. Para ser más específica mi madre me dijo que era una niña y que yo tenía una hermana mayor. Mi pregunta natural fue que pasó con ella y mi madre me manifestó que ella y mi padre no se sentían preparados para tener una hija. Mi padre, aunque lo amo, cobardemente consiguió dinero y le sugirió a mi madre que se hiciera un aborto. Mi madre por temor o por amor, fue a una clínica clandestina a practicarse un aborto.
Cuando mi madre abortó, no salió un producto de ella, salió una niña. Hay grupos en la actualidad que no quieren llamarlos bebés o fetos, los llaman «productos»; ¡Que mentira más grande!, mi madre vio los brazos, piernas y cuerpo de mi hermana mientras era mutilada para «terminar» con el embarazo. No era un producto, era una vida, era mi hermana. No terminaron con un embarazo, asesinaron a mi hermana. El aborto no es una solución: es la salida más primitiva y horrenda que se pueda hacer. Asesinar a alguien nunca solucionará tus problemas. El día que mi madre abortó me privaron de mi hermana, de mi familia, de mis futuros sobrinos o sobrinas. Me privaron de amar y de ser amado por una hermana. En la actualidad las personas que favorecen el aborto dicen que quieren emancipar a las mujeres, que quieren liberarlas, ¡qué absurdo!
Mi madre después de 40 años aún se lamenta y llora por haber abortado a mi hermana. Aun ahora mi madre me pide perdón y llora cuando habla de la niña que fue asesinada antes de nacer. Nunca he visto a una mujer que haya abortado promover el aborto. Les aseguro que mi madre no apoya el aborto, todo lo contrario, aun siente la culpabilidad y la miseria de haber abortado. Mi madre está encerrada en una culpabilidad que le persigue hasta el día de hoy, aún no se puede perdonar a ella misma la cobarde decisión que tomo de terminar una vida. Cuando veo a mi madre no veo a una mujer liberada. Todo lo contrario, veo una mujer esclavizada por la tristeza de haber matado a su propia hija. Mi madre aún no había terminado con su relato. Me dijo que a los 20 años quedo otra vez embarazada de mi padre. Ambos pensaron que si abortar había funcionado antes seguramente funcionaría otra vez. Una vez más mi padre consiguió el dinero y mi madre fue a la misma clínica clandestina para abortar. Mientras estaba sentada en la clínica se tocó su estómago y recordó el vil asesinato de mi hermana. No pudo más, se puso a llorar, sintió una culpabilidad aplastante y entre lágrimas le habló al niño en su vientre. Se armó de valor y se fue de la clínica con un bebé en su vientre. Le dijo a mi padre que no abortaría, que prefería dar vida antes que quitarla otra vez. Ese bebé al que le habló en su vientre mientras estaba en la clínica era yo. Me prometió cuidarme, amarme y ha cumplido.
Mi nombre es Oliver Campos y no soy un producto. Tengo 36 años, vivo en Arizona, Estados Unidos. Estoy casado con una mujer maravillosa, tengo dos hijos que son el regalo más grande que Dios me ha dado. Yo no soy un producto, soy un ser humano. Sirvo en una iglesia como pastor desde hace 10 años. He trabajado para la oficina del alguacil y como policía en el estado de Arizona. He ayudado a personas en sus momentos más difíciles, incluso he salvado vidas. Yo no era un producto cuando estaba en el vientre de mi madre, no soy un producto ahora, soy una persona. Si mi madre me hubiera abortado se hubiera perdido toda una generación. Una conversación con mi madre me cambió la vida, espero que esta conversación cambie tu manera de pensar sobre el aborto o confirme tu decisión de apoyar la vida. ¿Sabes? en mi familia hay un espacio vacío, es el de mi hermana, nunca la conocí, pero la extraño tanto. A veces me pregunto cómo sería mi vida si la hubieran dejado vivir. Piensa por un momento, si mi madre no hubiera salido de esa clínica, yo no existiría y esta charla nunca la hubiéramos tenido. Que no te mientan no somos productos, somos vidas. Por favor, elige proteger las dos vidas.
Biografía: Oliver está felizmente casado en Arizona y es padre de dos niños. Es pastor en una Iglesia protestante.
Leído en Salvarel1

sábado, diciembre 29, 2018

¡Jesús es más barato y más seguro!

Monette cedió a la presión de su marido y abortó dos veces. Sintiéndose condenada al infierno, se alejó de Dios y acudió al esoterismo. Ella misma cuenta en L'1visible cómo salió de él: ¡Jesús es más barato y más seguro!

Nací en una familia bretona muy católica. Me casé muy joven, con 18 años. Tuve un primer hijo. Muy pronto volví a quedarme embarazada, pero mi marido no quería tener otro hijo tan rápido. Yo era muy joven y no pude resistir a su voluntad. Lloré mucho, muchísimo, al salir de aquella operación, que me arrancó el corazón. Así que, muy poco después, se anunció otro embarazo, y le dije: “¡No, esta vez vamos a tener este hijo!” Y nació nuestra hija. Algún tiempo después, volví a quedar embarazada. Una vez más, mi marido no quiso tenerlo. En aquel momento me sentí con muchas menos fuerzas para defender a ese pequeño y aborté. Y de nuevo, enseguida lo lamenté mucho… “¡Voy a ir derecha al infierno…” Fue entonces un drama para mí, y aún lo es hoy.

A partir de ese momento me alejé de la Iglesia, pues pensaba: “¡Soy una desgraciada! Me voy a condenar en cualquier caso, el Señor ya no me quiere. No vale la pena que piense en Dios, ni que vaya a la iglesia y a misa, se acabó. ¡Voy a ir derecha al infierno!”

Así que comencé a buscar mi felicidad en otra parte. La sociedad me decía que podía encontrarla en los bienes materiales, pero eso no funcionó. Así que visité otros lares. Toqué un poco todas las teclas: en las sectas, en el esoterismo, etc. Mi búsqueda de la felicidad a diestro y siniestro duró dos años. Pero me daba cuenta perfectamente de que la felicidad que nos ofrecen el mundo o las sectas es un engaño. ¡Eso no es la felicidad!

Palabras que surtieron efecto

Un día me encuentro a una amiga y le cuento todas mis experiencias en el esoterismo. Me dice sin más: “¡Eh! ¡Monette, me das miedo! ¡Jesús es más barato y más seguro!” Su reacción me cautivó, literalmente. Un auténtico electrochoque. ¡Como si un rayo hubiese caído ante mis pies! Así que cambié de rumbo y me acerqué de nuevo a la Iglesia. Comencé a seguir toda la rutina, pero todavía sin creer demasiado.

Luego conocí a un sacerdote a quien conté mi “conversión”. Me dijo: “Monette, todo eso está muy bien. ¡Pero no has venido a confesarte!” ¡Nuevo electrochoque! Me tiré de la silla, lloré, grité… Esa confesión fue un momento extraordinario.

Finalmente, este sacerdote me sugirió: “Dale un nombre a tus hijos”. Lo hice. Desde entonces, rezo por mis hijos. Es un gran consuelo.

A partir de esa confesión, me acerqué aún más al Señor. Todos los años hago un retiro. Un año, el último día del retiro el sacerdote dijo: “Hay aquí alguien que sufre en su matrimonio. El Señor está sanando su corazón”. Tomé estas palabras como dirigidas a mí, porque era exactamente lo que estaba viviendo. Al día siguiente, ya en el tren de regreso a casa, sentí que el amor de Dios inundaba todo mi ser. Sentí que el Señor curaba las heridas de mi alma, que restañaba los moratones. Fue muy dulce, muy bello, como una caricia.

Hoy, 25 años más tarde, soy cada vez más feliz. Al acercarme a Jesús y a la Iglesia encontré lo que buscaba: la felicidad. Vivo cada día un poco más esta fuerte relación con Dios. Con Él, mi vida es agradable. En ocasiones también puede ser dura, porque las cosas no salen siempre como yo quisiera. Pero lo cierto es que ya no podría vivir sin Dios. ¡Si Él no estuviese ahí, sería una vieja divorciada y amargada!

Traducción de Carmelo López-Arias.

viernes, diciembre 21, 2018

Hazte socio de SpeiMater

 En estas Navidad en que Dios se hace Niño, es tiempo de pensar en los niños no nacidos. 

  En esta Navidad en la que María, a punto de dar a luz, no encuentra posada es hora de pensar en las embarazadas que no encuentran apoyo. 

 Puedes rellenar el formulario de abajo, hacerle una  foto y mandarlo por WhatsApp o por email.
  En nombre de SpeiMater, muchas gracias 
 

lunes, diciembre 10, 2018

Cinco experiencias habituales en quienes dijeron sí al abortos


Sobre el impacto a largo plazo que el aborto ha dejado en sus vidas.

7 diciembre 2018  


El portal web FemCatholic acaba de publicar los resultados de una encuesta realizada a mujeres que han abortado. El objetivo, señalan, ha sido: “escuchar a las mujeres y aprender de ellas cómo podemos apoyarlas mejor cuando se enfrentan a embarazos inesperados o difíciles”.

Algunas mujeres hablaron de sus propios abortos, otras compartieron su experiencia como testigos del aborto realizado por alguien muy cercana a ellas. En este último grupo también dos hombres colaboraron.

Experiencias habituales -condicionantes/facilitadores- en quienes abortaron 

1.     Nadie le aconsejó que era posible tener el bebé, ni mostró confianza en su capacidad de ser madre. 

Varias mujeres detallaron experiencias que mostraban qué complejo les resultaba encontrar recursos para desenvolverse en la vida como madres jóvenes y solteras. "Ni una sola persona a mi alrededor me dijo que estaría bien tener al hijo.. Nadie mostró confianza en mí", escribe una de esas mujeres quien terminó abortando convencida, dice, de las mentiras que la cultura dominante promueve respecto a que “el aborto era la decisión más responsable que podía tomar una mujer joven en la universidad".

2.     Algunas no estaban informadas sobre los diversos servicios de ayuda a mujeres con embarazos inesperados, difíciles o en situación de vulnerabilidad. 

"¿Cómo puedo terminar mi carrera y ser madre? ¿Dónde puedo vivir? ¿Puedo continuar en la residencia de estudiantes? ¿Hay otras madres por ahí con carreras prósperas que comenzaron con un embarazo no planeado como mujer soltera?”, fueron interrogantes reiteradas. Una de esas encuestadas narró que después de haber tenido un aborto, descubrió que había una vivienda especial y ayuda financiera en su universidad para estudiantes "no convencionales" y que podría haber completado su título de una manera alternativa. "Me enferma pensar en ello. Si esa información hubiera estado fácilmente disponible, hoy tendría un niño de diez años", señaló.

3.     Los padres no la apoyaron.
"Vengo de una familia muy, muy tradicional. Me sentía tan sola, asustada. Sabía que mis padres me echarían de la casa y mi pareja huyó", recordó una mujer.

4.     Los mensajes de castidad-abstinencia contribuyeron a los sentimientos de vergüenza, a la percepción de falta de opciones y al miedo.

Uno de los varones encuestados relató la experiencia de su hermana, recordando que como su madre transmitía firmes enseñanzas en contra del sexo prematrimonial, esto sólo inflamó su sentido de aislamiento y vergüenza cuando se enteró de que estaba embarazada. "Creo que necesitamos un cambio cultural en la forma en que hablamos sobre el sexo y el embarazo para que las mujeres en esta situación no se sientan excluidas y avergonzadas tratando de resolverlo sin que nadie lo sepa", escribió.

5.     Las circunstancias eran adversas, y ella sentía que no tenía otra opción

"Todo apuntaba a elegir el aborto a causa de la pobreza; estaba soltera, en la escuela secundaria, no podría darle al niño una buena vida, era demasiado difícil, me rechazarían, no tendría ayuda, viviría del gobierno para siempre, nadie volvería a quererme", eran los miedos que condicionaron el aborto de muchas adolescentes y jóvenes.

Heridas a largo plazo

La encuesta también preguntó a las mujeres sobre el impacto a largo plazo que el aborto ha dejado en sus vidas. Muchas relataron los continuos problemas de salud física y mental con los que han quedado, incluyendo daños en el útero, ataques de pánico, depresión y dolor reiterado por la pérdida de sus hijos.

"Todavía pienso en mi hijo cada junio cuando él/ella habría nacido. Debería buscar ayuda. Sólo rezo para lograr sanar", escribió una mujer que todavía está deprimida.

 Tuve que encontrar la curación por mi cuenta y la encontré después de asistir a un retiro de Rachel viña.  Lo que todavía me duele es saber que las personas que me empujaron (exigieron) al aborto nunca me han pedido disculpas por sus acciones, palabras y, efectivamente, por su falta de confianza en mí

Mientras el dolor era aún intenso para muchas personas, otras hablaron sobre el apoyo que han recibido de sus esposos, familia, sacerdotes, y del ejemplo de figuras católicas como Dorothy Day. "Me siento sanada espiritual y físicamente", escribió una mujer en respuesta a la encuesta.

"Orar, la confesión y la unión a la Iglesia me ayudaron mucho. Lo que aún duele es que extraño a mi hijo. ¡Pero ahora tengo aún más motivación para luchar por el cielo para poder conocer a mi hijo!", dijo otra de las encuestadas.

Si estás buscando sanación después de un aborto, mira Proyecto Raquel  en España.



miércoles, noviembre 28, 2018

Una de cada 4 personas con síndrome postaborto es varón

ReL Ha publicado estos días una nota. ¡No olvidéis a quienes han abortado! Necesitan ayuda para superarlo.

La decisión del Papa de extender a todos los sacerdotes la facultad que les había concedido, con ocasión del Jubileo de la Misericordia, de levantar la excomunión por el aborto, hasta entonces reservada al obispo del lugar, fue acogida con ilusión por las personas que trabajan en el Proyecto Raquel en España. Llevan a cabo una tarea de ayuda a  mujeres que han abortado y hombres que lo han impulsado o consentido y padecen el síndrome postaborto, y dicha facilidad es un instrumento decisivo en el proceso de sanación.
El síndrome postaborto son las secuelas psicológicas que mujeres y hombres sufren después de haber abortado, es un dolor que en ocasiones los acompaña toda una vida. Entre los síntomas destacan la ansiedad, las pesadillas, el estrés post-traumático y la depresión acompañada de un sentimiento de culpa que se agudiza en la fecha en la que el bebé hubiera nacido.
En conversación con Blanca Ruiz Antón para ACI Prensa, la presidenta de Spei Mater y Proyecto Raquel en EspañaMaría José Mansilla, dijo que además de agradecer el anuncio del Santo Padre, es necesario “acompañar a estas personas, darles luz y acogida. Esto es un reto tanto para los sacerdotes como para los laicos”.
Según Mansilla, lo que hace su organización es “una ayuda psicológica y espiritual, porque se trata de un problema que afecta a toda la persona” y que se divide en diez sesiones que se realizan en unos tres meses aproximadamente, pero “todo depende de las necesidades de cada una de las personas que participan”. En ese itinerario hay tres figuras fundamentales: el consejero, el sacerdote y el profesional de la salud mental, que en ocasiones puede obviarse.
“Se sigue una metodología de acompañamiento y no de terapia para que, como dice San Juan Pablo II en la Evangelium Vitae, ‘se comprenda lo que ha sucedido y asuma la verdad de las cosas’”.
En ese sentido, Mansilla manifestó que, si bien es muy importante “el perdón y la reconciliación sacramental, muchas personas no son capaces de asimilarlo y por eso necesitan un proceso para también perdonarse a sí mismas”.
Es necesario “vivir el duelo por la pérdida del bebé, despedirse de él. En el proyecto se les hace un pequeño funeral en el que los padres y las madres se despiden del pequeño no físicamente sino con la oración”, sostuvo.
Pero no sólo las mujeres acuden al Proyecto Mater, sino que “una de cada cuatro personas afectadas por el síndrome postaborto es un hombre”. Ellos lo sufren de manera parecida a las mujeres, pero con algunas diferencias, “en muchos casos no se sienten con derecho a estar tristes y sufrir la pérdida de ese hijo”.
“El plan está adaptado en algunos puntos ya que ellos no han pasado por la experiencia física, y también depende del papel que tuvieron en ese aborto: si se negaron, si dejaron a la mujer sola o si lo supieron años después”, aseguró la presidenta.
“Los casos que más me llaman la atención son las personas que abortaron hace muchos años y que llevan como 40 años con ese dolor en su corazón y que llegan buscando acabar con un sufrimiento que les ha acompañado toda una vida”.
“A veces, después del acompañamiento dejan una medicación que tomaban desde años. Ahí se ve la mano de Dios, al igual que cuando acuden chicas muy jóvenes de apenas 15 años que tienen un dolor en el corazón que les hace pensar que nada tiene sentido”, expresó Mansilla.
“Tras esta ayuda vuelven a nacer. También hay quienes cambian su vida por completo y llegan a decir, que a pesar de que parece increíble, de algo tan horrible, puede salir algo bueno, porque conoces la misericordia y eso cambia la vida”.
El Proyecto Raquel comenzó en 2010 y actualmente se encuentra en unas 33 diócesis españolas. Si bien la institución no lleva una estadística “podemos atender a unas trescientas mujeres al año entre todas las diócesis, pero sería lo mismo si atendiéramos tan solo a una”, aseguró Mansilla.
Este proyecto de ayuda a mujeres y hombres afectados por este síndrome nació en Estados Unidos pero se ha extendido a distintos países en el mundo

sábado, noviembre 24, 2018

Muerte a plazos

Suscribo lo que escribió el P. Altisent

clepsidra
   (...) Abandoné hace muchos años mi juventud; vengo perdiendo ahora la buena flexión de mis rodillas que crujen de modo muy notable; subo y bajo pesadamente las escaleras; y los cambios de tiempo me atropellan. Pero, a fin de cuentas, no pasa nada. Me siento cómodo en mis setenta años y todo lo que abandono lo recoge quien me lo dio y quiere devolverme nuevo y definitivo. Morir es como perder los primeros dientes: los segundos son los valiosos.

   La muerte por entregas me abre también una nueva faceta de la vida moral porque trato de darle el sentido de una gradual capitulación en manos de Dios. Y los percances son divertidos como experiencias nuevas. Seré decrépito físicamente, en especial para los jóvenes, pero ¡qué saben ellos de los sabores interiores!

He de aceptar, claro está, molestias, pero son nada si las miro sin tensión ni lamentos. Cojeo, pierdo el oído... ¿Y qué? No solo lo efectivo es fértil: el perdulario que envejece y muere con dignidad es un príncipe.

   Pierdo algún trozo de mi memoria: busco un nombre y no está; un tema, y otro agujero; a veces no sé quién es esa persona a la que conozco y saludo. ¿Y qué? Cierto, no estoy pasivo: reacciono haciendo ejercicio para mejorar mi circulación y evitar más desgaste; y me aplico mejor a recordar los nombres. ¿Llegaré, con todo, a tener la mente estancada? Yo lucho en contra, pero si estuviera en el menú... La clave es aceptarse de manos de Dios como se es a cada instante; y vivir lo que toca con obediencia de fe. No sin antes haber intentado evitar, por obediencia de fe, las pérdidas. Pero, si las hay ¡primero perder las piernas que la paz!

   Estamos en manos de quien nos quiere tan completos y dichosos como nos soñó en su sagrado designio. Si eso exige aceptar ahora esta desmembración, sea. ¿Acaso antes de nacer esperaba yo esta fiesta? ¿No fue con trepidante sorpresa que me vi lanzado a la aventura de vivir? Nací "en lágrimas y caca" como Quevedo y todos, pero una ternura femenina me tuvo junto a su corazón. 

   Luego crecí, alcancé algo de saber e independencia; leí, estudié, trabajé, caí, me levanté (me levantaron), reflexioné, me desvié, me rectificaron... Con pequeños tributos de humildad, entereza y paciencia tuve, amplié, cobré y recobré fuerzas para vivir cada vez más ancha la fiesta de la vida. Llegó la plenitud, esa gran meseta plateada. Y luego comencé a ganar envejeciendo: porque envejecer modela, si uno ni se deja vencer ni se empecina en contra.

(...)
Agustín Altisent. Monje de Poblet

La Vanguardia 17.I.1994

domingo, septiembre 16, 2018

Lo más bello e inocente que verás hoy



miércoles, agosto 08, 2018

Sarah, Humanae ... Vitæ, camino de santidad




Un regalo con motivo de el L aniversario de la encíclica "Humanae Vitae"

Lo comparto con todos Vds.

Humanae Vitæ
, camino de santidad

Cardenal Robert Sarah
Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
Abadía de Santa Ana de Kergonan    -    4 de agosto de 2018, durante los 50 años de Humanæ Vitæ
 Introducción
Hace exactamente 50 años, el Papa Pablo VI firmó su última y más importante Carta Encíclica, Humanae Vitae. Era el 25 de julio de 1968. Si situamos esta enseñanza del Beato Pablo VI en su contexto histórico, medimos qué coraje, qué gran fe en Dios y qué docilidad al Espíritu Santo, le tomó al Papa atreverse a tal acto. Mientras muchos teólogos, e incluso a veces incluso obispos lo instaban a poner a la Iglesia a raya del mundo y los medios, el Papa insistió en que la Iglesia no puede enseñar nada más que lo que ha recibido de la Iglesia. Cristo: la verdad revelada, que es el único camino de felicidad y santidad para los hombres. [1]
Entonces, a pesar de la tormenta que Humanae Vitae ha causado, podemos ver por nosotros mismos lo poderoso que estuvo presente el Espíritu Santo y con el apoyo de la función de Pedro: en medio de un mundo esclavizado y dominado por la perversión de la revolución sexual, abandonada y aislada por muchos cardenales, obispos y teólogos Pedro estaba solo y Pedro se mantuvo fuerte. Pablo VI no solo reafirmó la doctrina histórica y apostólica, sino que fue sobre todo inmensamente profético. Cincuenta años después de su publicación, esta enseñanza magisterial no solo revela su verdad inmutable, sino que también revela la clarividencia con la que se enfrentó el problema.
"También existe la preocupación de que el hombre que se acostumbra al uso de las prácticas anticonceptivas, eventualmente perderá el respeto a la mujer y, sin preocuparse por el equilibrio físico y psicológico de la misma, llegue a considerarla como un mero instrumento de disfrute egoísta, y ya no como su respetada y amada compañera.» (HV 17)
"No se necesita mucha experiencia para conocer la debilidad humana y comprender que los hombres -los jóvenes, especialmente, tan vulnerables en este punto- necesitan ser alentados para ser fieles a la ley moral, y que no se les debe ofrecer un medio fácil para evitar su observancia.» (HV 17)
"Pensemos también en el arma peligrosa que se pondría en manos de las autoridades públicas con poca preocupación por los requisitos morales". ¿Quién podrá culpar a un gobierno por aplicar a la solución de problemas comunitarios lo que se les permitiría a los cónyuges resolver un problema familiar? ¿Quién impedirá que los gobernantes favorezcan e incluso impongan a sus pueblos, si lo estiman necesario, el método anticonceptivo que estiman más efectivo? Y así los hombres, al querer evitar las dificultades individuales, familiares o sociales que nos encontramos en la observación de la ley divina, lograría dejar a la merced de la intervención de las autoridades públicas el sector más personal y el más reservado de intimidad conyugal» (HV 17)
 Pablo VI no pudo callar, la gracia del sucesor de Pedro le dio coraje para hablar con claridad y firmeza. No pudo hacer otra cosa porque se trata de Apocalipsis, el mensaje de Cristo. No podía callar porque lo que está en juego en la encíclica Humanae Vitae es, ni más ni menos, la santidad de las parejas cristianas.
I - Lucidez profética
Al resistir los medios y la presión mundana, Pablo VI realizó un acto profético. No solo porque, de alguna manera, anticipó los descubrimientos científicos más recientes sobre la nocividad de los anticonceptivos químicos para la salud humana. Pero mucho más profundamente porque al traer la luz de Dios a la vida conyugal, ha resaltado un camino de santidad.
Hoy, me gustaría resaltar este aspecto de la encíclica Humanae Vitae, leyéndolo nuevamente en particular a la luz de los grandes textos de San Juan Pablo II, que son su interpretación auténtica. Debemos darnos cuenta de que Humanae Vitae no es solo un documento disciplinario, una simple condena de la anticoncepción; mucho más profundamente, Humanae Vitae es una invitación a la santidad conyugal, a una forma de vivir la vida de una pareja y la responsabilidad de los padres según el plan de Dios.
En esto, Pablo VI es realmente como un profeta que invita al Pueblo de Dios a la conversión. Él nos invita, él los invita, hogares cristianos, a la comunión con Dios.
II - Un error de perspectiva
 El rechazo de Humanae Vitae, la desconfianza de esta enseñanza a menudo proviene de un error de perspectiva. A menudo se oye decir: " la regla de la Iglesia es dura " o "la Iglesia carece de misericordia" o "la regla es imposible de observar en los hechos."
Como si Pablo VI, al condenar la anticoncepción, hubiera decidido arbitrariamente lo permitido y lo prohibido. Este es un error fundamental! Pablo VI no tuvo "un buen día" y decidió prohibir la anticoncepción, por puro capricho o deseo de imponer una opinión personal. Fue después de cuatro largos años de estudio, reflexión, consulta, lectura de documentos científicos de calidad sobre el tema, después de haber rezado y entregado por completo al Espíritu Santo, y movido por el agudo sentido de su grave responsabilidad como padre y pastor ante Dios, ante la Iglesia y ante la humanidad, absolutamente fiel a su fe católica y dócil al duradero magisterio de la Iglesia, que Pablo VI tomó la decisión de explicar las circunstancias y razones que le movieron a recordar la firme enseñanza de la Iglesia.
Esto es lo que él mismo dice al presentar la Encíclica Humanae Vitae a la audiencia general del 31 de julio de 1968.
"Este documento pontificio no es solo la declaración de una ley moral negativa, es decir, la prohibición de cualquier acto que pretenda imposibilitar la procreación (n.14), sino que es sobre todo la presentación positiva de la moral conyugal, en relación con su misión de amor y fertilidad "en la visión integral del hombre y su vocación natural y terrenal, pero también sobrenatural y eterna" (n.7).
Este documento sigue siendo la aclaración de un capítulo fundamental de la vida personal, conyugal, familiar y social del hombre; pero no es la declaración completa de todo lo que se relaciona con el ser humano en el campo del matrimonio, de la familia, de la honestidad de los modales, un dominio inmenso sobre el cual el magisterio de la Iglesia puede y probablemente regrese, con un propósito más amplio, orgánico y sintético. Esta encíclica responde a preguntas, dudas, tendencias, sobre las cuales, como sabemos, la discusión ha sido bastante amplia y animada, en los últimos tiempos, y a la que hemos estado muy interesados, por nuestra función pastoral y doctrinal. No vamos a hablar ahora de este documento, en primer lugar debido a la delicadeza y la gravedad de su propósito, que parece ir más allá de la simplicidad de este discurso semanal, porque seguramente, no falta y no faltarán publicaciones que estarán a disposición de quienes estén interesados en el problema desarrollado en la Encíclica (por ejemplo: G. Martelet, amor conyugal y renovación conciliar ).
Solo diremos algunas palabras, no en el documento en sí, sino en los sentimientos que fueron nuestros durante este largo período de preparación.
Sentido de la responsabilidad de aclarar la verdad un problema complejo, difícil y serio
Nuestro primer sentimiento fue el de Nuestra grave responsabilidad. Nos llevó al corazón del tema y nos tuvo inmerso durante los cuatro años necesarios para el estudio y desarrollo de esta encíclica. Y podemos afirmar que este sentimiento de Nuestra responsabilidad no nos ha hecho sufrir poco espiritualmente. Nunca, como en esta situación, sentimos el peso de Nuestra carga. Estudiamos, leímos, discutimos tanto como pudimos, y también rezamos mucho. Ciertas circunstancias relacionadas con este problema son conocidas por usted: debemos responder a la Iglesia, a toda la humanidad; debíamos evaluar, con el compromiso, y al mismo tiempo, la libertad, de nuestro deber apostólico, una tradición no solo secular, sino reciente, de nuestros tres predecesores inmediatos; Nos vimos obligados a hacer nuestra la enseñanza del Consejo que nosotros mismos, promulgamos; Nos inclinamos a dar la bienvenida, hasta el límite donde parecíamos poder ir, las conclusiones -aunque de carácter consultivo- de la comisión instituida por el Papa Juan XXIII y ampliado por nosotros mismos, sin perder de vista nuestro deber de prudencia; Sabíamos de las controversias suscitadas por este problema tan importante, con tanta pasión pero también con tanta autoridad; Percibimos las voces poderosas de la opinión pública y la prensa; Oímos las voces más débiles, pero más penetrantes para Nuestro corazón de padre y pastor, de tantas personas, especialmente mujeres respetables, ansiosas por este problema difícil y por su experiencia aún más difícil; Leemos los informes científicos sobre los alarmantes problemas demográficos del mundo, respaldados por estudios de expertos y programas gubernamentales; Recibimos publicaciones de todos lados, algunas inspiradas en el examen de ciertos aspectos científicos del problema, otras por consideraciones realistas de muchas situaciones sociológicas serias, o por aquellas, tan imperativas hoy, de mutaciones que impregnan todos los sectores de la vida moderna.
¿Cuántas veces no nos hemos sentido abrumados por esta acumulación de documentos, y cuántas veces, humanamente hablando, no hemos entendido la insuficiencia de Nuestra pobre persona, frente a la formidable obligación apostólica a tener que pronunciarse sobre este problema; Cuán a menudo no hemos temblado ante este dilema de fácil condescendencia con las opiniones actuales, o de una sentencia mal tolerada por la sociedad moderna, o que es arbitrariamente demasiado grave para la vida conyugal.
Hemos confiado en muchas consultas especiales de personas de alto valor moral, científico y pastoral; e invocando al Espíritu Santo, ponemos nuestra conciencia en un estado de disponibilidad total y libre a la voz de la verdad, se trata de interpretar la regla divina que vemos emerger de la exigencia intrínseca del auténtico amor humano de estructuras esenciales de la institución del matrimonio, de la dignidad personal de los cónyuges, de su misión al servicio de la vida, de la santidad del matrimonio cristiano; Reflexionamos sobre los elementos estables de la doctrina tradicional y actual de la Iglesia, luego especialmente sobre las enseñanzas del Concilio reciente; sopesamos las consecuencias de una u otra decisión, y no tenemos dudas sobre Nuestro deber de pronunciar Nuestra oración en los términos expresados por esta encíclica."
¡Sí! Disponibilidad a la voz de la verdad, fidelidad a la doctrina tradicional y actual de la Iglesia, y sumisión humilde y filial a Dios que nos revela la verdad del amor, del ser humano y el significado del matrimonio.
Queridos amigos, queridos cónyuges, si vosotros, como cristianos, rechazáis la anticoncepción, no es antes que nada " porque la Iglesia lo prohíbe ". Es más bien porque tú sabes a través de la enseñanza de la Iglesia que la anticoncepción es intrínsecamente malvada, es decir, que destruye la verdad del amor y la relación humana. Reduce a la mujer a ser un objeto de placer y disfrute siempre disponible en todo momento y en todas las circunstancias para el impulso sexual del hombre.
Eso me parece muy importante. El principio de la moral cristiana no es el respeto por un deber impuesto externamente y pasivamente sufrido, sino el amor al bien, a la verdad del ser.
Pablo VI por la encíclica Humanae Vitae primero buscó contemplar la verdad del ser humano sexuado y la pareja humana. Buscó descubrir el diseño que el Creador ha inscrito en la naturaleza del hombre y la mujer. Pablo VI buscó hacernos descubrir el bien hacia el cual esta naturaleza profunda nos hace esforzarnos. Él buscó hacernos desear el bien sobrenatural, es decir, la santidad a la que Dios llama a las parejas a través de su vida conyugal.
III - Una verdad según la razón y confirmada por Apocalipsis
 Debe resaltarse que esta verdad del amor humano es accesible a la razón humana. Juan Pablo II recordó y la afirmación de que "cualquier acto conyugal por sí mismo permanece abierto a la transmisión de la vida" (HV 11), describe la "verdad ontológica", la "estructura íntima," la "estructura real" [2] del acto conyugal, por lo tanto, es sobre todo una afirmación de acuerdo con la razón humana, accesible a todo hombre que busca la verdad" [3] .
Esta razonabilidad es el fundamento de la afirmación de Pablo VI y Juan Pablo II: "Los estándares morales de Humanae Vitae son parte de la ley natural. Todo hombre de buena voluntad puede sentir y descubrir que una actitud anticonceptiva es contraria a la verdad humana del amor conyugal " [4] .
Pero debemos ir mucho más allá. De hecho, San Juan Pablo II afirma firmemente que la norma moral formulada en Humanae Vitae es parte de la Revelación divina. Porque la Iglesia enseña este estándar a pesar de que no se expresa formalmente (es decir, literalmente) en las Sagradas Escrituras; lo hace en la creencia de que la interpretación de la ley natural es la competencia del Magisterio. Sin embargo, podemos decir más. Incluso si la norma moral, tal como está formulada en la Encíclica Humanae Vitae, No se encuentra, literalmente, en la Sagrada Escritura, sin embargo, debido a que está contenida en la tradición y - en las palabras de Pablo VI - que estaba "repetidamente expuesta a los fieles por el Magisterio (HV 12), se deduce que esta norma corresponde a la totalidad de la doctrina revelada contenida en las fuentes bíblicas (HV 4).
Tal afirmación es crucial para comprender el error de todos los que piden un "cambio de disciplina", de todos aquellos que dicen "la Iglesia es demasiado dura" o "la Iglesia debe adaptarse". A través de la Encíclica Humanae Vitae, la Iglesia solo transmite lo que ella recibió del mismo Dios. Ella no, nunca tendrá el poder de cambiar nada. La norma moral de Humanae Vitae "pertenece no solo a la ley moral natural, sino también al orden moral que Dios ha revelado: desde este punto de vista también, no podría ser diferente sino solo y solo según lo transmitido por el la Tradición y el Magisterio" [5] .
Por lo tanto, podemos decir que Dios mismo se ocupó de revelarnos los caminos de la felicidad y el bien para la pareja humana.
Aceptar la Humanae Vitae, no es solo una cuestión de sumisión y de obediencia al Papa, sino principalmente escuchar y acoger la Palabra de Dios, la amable revelación de lo que somos y de lo que tenemos que hacer para corresponder a su amor. La apuesta es, de hecho, la de nuestra vida teológica, de nuestra vida de relación con Dios. Cardenales, obispos y teólogos que rechazaron la Humanae Vitae e incitaron a los fieles a rebelarse contra la Encíclica, se opusieron, por tanto, deliberada y públicamente en contra de Dios mismo. Lo más grave es que invitaron a los fieles a oponerse a Dios.
IV - Tres errores
Estos recordatorios nos permitirán descartar tres errores sobre Humanae Vitae .
- El primer error es con los fieles y los cónyuges en particular. Algunos pueden sentir que la Iglesia les impone un peso insoportable, una carga demasiado pesada que afectaría su libertad.
Queridos amigos, ¡una idea así está mal! La Iglesia solo transmite la verdad recibida de Dios y conocida por la Razón. ¡Ahora, solo hay una verdad que hace libre! Queridos amigos, queridas parejas que viven de esta verdad, ¡debéis testificar a los demás! ¡vosotros también debéis ser profetas! Debe decirse que el rechazo de las prácticas anticonceptivas y la mentalidad libera a la pareja del peso del egoísmo. ¡Una vida según la verdad de la sexualidad humana libera el miedo! Libera las energías del amor, ¡la hace feliz ! ¡Tú que lo vives, dilo! ¡Escríbelo! Testifica! ¡Es vuestra misión de laicos! ¡La Iglesia cuenta contigo, te confía esta misión!
Por lo tanto, debe dar testimonio del hecho de que la encíclica Humanae Vitae no debería recibirse con una obediencia que sería solo material. Debe ser recibido con inteligencia y con el consentimiento del corazón. La inteligencia debe apropiarse de la verdad que se contempla y se revela. El corazón debe desear el bien propuesto a nuestro amor.
Recibir Humanae Vitae no significa, material y sistemáticamente, "tener muchos hijos". ¡No! Simplemente significa abrirse de manera generosa y amplia a la vida y recibir a tantos niños como su salud, su amor y sus medios lo permitan, en un profundo sentido de gratitud hacia Dios. Aceptar Humanae Vitaees es entrar en la naturaleza profunda del amor humano y, por lo tanto, participar en un enfoque de paternidad-maternidad responsable que, aunque rechaza cualquier práctica anticonceptiva, sabe cómo abrir a la pareja a una bienvenida generosa e inteligente de la vida, no a toda costa, sino de acuerdo con las capacidades de cada pareja. Sabiendo a veces, si las circunstancias justificadas lo requieren, espaciar los nacimientos utilizando la alternancia de los períodos de fertilidad. Siempre para proteger mejor el amor conyugal y familiar.
- El segundo error que debe evitarse es entre teólogos y moralistas. Me gustaría abordar aquí, con fuerza, las mismas palabras de Jesús: "¡Cuidado con los falsos profetas! Vienen a disfrazarlos como corderos, ¡pero por dentro son lobos rapaces! "(Mt 7, 15) 'Estas personas, dice St. Pablo, son falsos apóstoles, falsificadores, disfrazados de apóstoles de Cristo; nada sorprendente en esto: el mismo Satanás se camufla de ángel de luz... Pero su fin será conforme a sus obras "(2 Corintios 7: 13-15) Sí, cuidado con aquellos que les dicen que mientras la intención general de la pareja es correcta, las circunstancias podrían justificar la elección de los medios anticonceptivos. Queridos amigos, ¡esas palabras son mentiras! Y aquellos que os enseñan tales aberraciones "falsifican la Palabra de Dios" (2 Cor 4: 2). No hablan en el nombre de Dios. Hablan en contra de Dios y las enseñanzas de Jesús. Son como las serpientes ardientes del libro de Números, cuya mordida se destruye. No prestes atención a ninguna de sus palabras. Todos los que son mordidos por las serpientes de la confusión doctrinal y moral tienen que hacer solo una cosa: imitar al pueblo de Israel: corriendo hacia la salvación, mirando fijamente a la serpiente de bronce, Jesucristo, suspendido en el estandarte de la Cruz, para que permanezcan vivos (cf Nb 21, 4-9). ¡Sí, mira a Jesús, escúchalo y obedécele solo a Él! ¡Él es el único Maestro!
Cuando les decimos: hay situaciones concretas que pueden justificar el uso de anticonceptivos, ¡les mentimos! ¡Estás predicando una doctrina adulterada (cf. 2 Cor 2:17) ! ¡Además, eres herido porque te dicen un camino que no conduce ni a la felicidad ni a la santidad!
A este respecto, Juan Pablo II pudo decir que "cuando las situaciones concretas se oponen a lo que prescribe la ley moral, es porque en el fondo ya no creemos que la ley de Dios sea el único bien verdadero del hombre " [6] .
¿Cómo se puede afirmar que "en ciertas situaciones" una actitud que contradiga la verdad profunda del amor humano se haría buena o necesaria? ¡Es imposible! Sin embargo, "hay quienes se atreven a brindar soluciones deshonestas a estos problemas e incluso a quienes no se apartan del asesinato. Pero la Iglesia recuerda que no puede haber una contradicción real entre las leyes divinas que rigen la transmisión de la vida y las que promueven el amor conyugal auténtico (véase GS 51, §2). ¡Sí! La plenitud de la felicidad conyugal siempre implica el respeto por la naturaleza profunda de la sexualidad y, por lo tanto, su apertura a la vida. La anticoncepción es siempre un mal moral porque siempre destruye el amor de los cónyuges. ¡Les duele y les hace daño!
No puede haber conflicto de obligaciones aquí. El bien de la pareja siempre pasa por una vida según su naturaleza profunda, según su ser. "Las circunstancias o intenciones nunca pueden transformar un acto intrínsecamente deshonesto por su objeto en un acto" subjetivamente "honesto o defendible como una elección" [7] .
Por lo tanto, no hay ninguna situación en la que el estándar sea imposible de realizar. De hecho, esto implicaría que el Creador se contradice a sí mismo y nos pide que vayamos en contra de la orden sabia que Él mismo inscribió en la Creación.
Existe, dice Juan Pablo II, un fuerte desafío pastoral. "El hecho de que la ley debe ser una realización posible pertenece a la naturaleza misma de la ley (...) Que la norma es alcanzable pertenece al campo práctico y pastoral" [8]. Además, es incorrecto oponer la verdad de la ley a los logros prácticos contrarios. Uno nunca debe oponerse a la verdad pastoral y universal práctica de la ley moral. El cuidado pastoral concreto siempre busca los medios más apropiados para cumplir la educación universal, nunca derogarla.
Como dice San Juan Pablo II al hablar sobre anticoncepción "Ninguna circunstancia personal o social ha podido, puede y puede justificar tal acto" [9]. " No es una doctrina inventada por el hombre: ha sido inscrita por la mano creadora de Dios en la naturaleza misma de la persona humana y ha sido confirmada por él en revelación " [10] .
- El tercer error para evitar se encuentra en pastores: sacerdotes y obispos.
Queridos hermanos sacerdotes, a veces tratamos de hacernos sentir culpables al acusarnos de cargar a otros con la carga que no soportamos nosotros mismos. No se deje intimidar: obedezca a Dios en lugar de a los hombres. Si verdaderamente Humanae Vitae es la carta de una vida matrimonial conducida de acuerdo con la verdad profunda de la sexualidad humana, ¡entonces no impondremos ninguna carga! Por el contrario, al predicar Humanae Vitae, ¡anunciamos las buenas nuevas! ¡Anunciamos la santidad matrimonial! ¿Cómo podrían nuestros corazones de sacerdotes privar a las almas de esta forma real de santidad conyugal? ¿Cómo podríamos proponer una forma de santidad "con descuento", sin terminar? ¡No!
Como Pablo VI, "No menoscabar en nada la saludable doctrina de Cristo es una forma de caridad eminente hacia las almas" [11] y se dirigió a los obispos, el Beato Papa continúa: "El trabajo con ardor y sin descanso para la salvaguardia y la santidad del matrimonio, para que siempre se viva en toda su plenitud humana y cristiana, considera esta misión como una de tus responsabilidades más urgentes en el tiempo presente " [12] .
Queridos hermanos sacerdotes, proclamar las buenas nuevas del Evangelio sobre la sexualidad y el matrimonio es abrir a las parejas el camino hacia una vida feliz y santa. ¡Es nuestro deber como padres, guías, pastores!
Por nuestra parte, "los silencios, las incertidumbres o las ambigüedades a este respecto tienen el efecto de velar la verdad humana y cristiana del amor conyugal" [13]. Para el amor paternal a los cónyuges, para el celo misionero, para la generosidad en la evangelización, no temamos predicar y anunciar estas buenas nuevas. Aunque debemos sufrir ataques, desprecios, soledad y burlas, proclamemos la verdad del Evangelio. Pablo VI nos mostró por su encíclica un bello ejemplo de caridad pastoral, ¡no tengas miedo de imitarlo! Nuestro silencio sería cómplice y culpable. ¡No abandonemos a las parejas a las engañosas sirenas de la facilidad!Tened en cuenta también que nuestro celibato es una garantía de credibilidad. Si vivimos en la verdad la alegría de una vida entregada en total continencia por el reino de los cielos (cf. Mt 19, 12), podemos predicar la alegría de la vida conyugal dado en la fertilidad del responsable y la generosidad continencia periódica cuando sea necesario.
Por supuesto, la mayoría propone que nos fuerza la verdad más vamos a apoyar a las personas con "la paciencia y la bondad" [14], tal como el Señor que era intransigente con el mal y compasivo con la gente. "Pero la misericordia sin verdad n no existe porque Dios es la Verdad!
V - Un camino de santidad para las parejas
Si se descartan estos tres errores, podemos profundizar en cuál es el camino de santidad descrito por Humanae Vitae.
En primer lugar, me gustaría señalar que el fundamento de toda santidad es encontrar el amor de Dios. Pero el que ama quiere lo que quiere el amado. Amar a Dios es querer lo que quiere. En la cumbre del misticismo, hablamos de la unión de voluntades o la comunión de voluntades. Por lo tanto, es importante comenzar buscando la voluntad de Dios. Debemos descifrar el propósito que el Creador ha inscrito en nuestra naturaleza como hombre y mujer, en la naturaleza de la pareja y la relación conyugal. Esto es precisamente lo que dice Benedicto XVI cuando dice: "La naturaleza es la expresión de un plan de amor y verdad. Nos precede y Dios nos lo ha dado como un ambiente viviente. Ella nos cuenta sobre el Creador (ver Rm 1:20) y su amor por la humanidad. (...) Sin embargo, este entorno natural no es solo un material del que podemos disponer como nos plazca, sino que es el trabajo admirable del Creador, que lleva en sí mismo una "gramática " que indica una finalidad y criterios para los cuales se usa sabiamente y no se usa arbitrariamente. (ver Caritas in veritate 48) .
Esta obra de sabiduría para comprender el designio divino, la voluntad inscrita por Dios en el orden de las cosas, fue iniciada por Pablo VI y magníficamente amplificada por San Juan Pablo II. Abre para los cónyuges el camino de una espiritualidad de comunión con el proyecto del Creador. Pablo VI alienta a las parejas a "conformar su conducta a las intenciones creativas de Dios " [15]. En este deseo de casarse con la intención creativa hay una verdadera forma de unión teológica con Dios al mismo tiempo que la autorrealización. Es verdaderamente amoroso a Dios amar lo que su sabiduría ha inscrito en mi naturaleza. Y eso abre a un amor propio justo y realista. De hecho, como dice Benedicto XVI, "Vivimos rectamente si vivimos de acuerdo con la verdad de nuestro ser, es decir, de acuerdo con la voluntad de Dios. Porque la voluntad de Dios no constituye para el hombre una ley impuesta desde fuera, que lo fuerza, sino la medida intrínseca de su naturaleza, una medida que está inscrita en él y lo convierte en la imagen de Dios, y por lo tanto, una criatura libre. Si vivimos contra el Amor y contra la Verdad, contra Dios, entonces nos destruimos unos a otros y destruimos el mundo. Entonces no encontramos vida, pero jugamos el juego de la muerte. Todo esto se cuenta a través de imágenes inmortales en la historia de la caída original y el hombre expulsado del paraíso terrenal." [16]
Uno podría encontrar aquí una aplicación profunda y mística de lo que el Papa Francisco llama "conversión ecológica". De hecho, estamos invitados a renunciar a una concepción según la cual el hombre debe tener a la naturaleza e incluso su propia naturaleza, en una lógica de dominación y manipulación por la técnica [17]. ¿Por qué quiere cambiar su naturaleza, por qué violarlo manipulándolo? No tenemos que mutilarnos para realizarnos de acuerdo con nuestros sentimientos o tendencias y de forma diferente a lo que Dios nos ha hecho. Él nos creó a su imagen y semejanza, hombre y mujer, Él nos creó (cf Gn 1:27). Nos destruimos a nosotros mismos si queremos negar o negarnos a nacer hombre o mujer al decidir mutilar nuestra naturaleza de hombre o mujer. Por el contrario, debemos entrar en una lógica de recepción de la naturaleza, de nuestra propia naturaleza, como un regalo, un regalo gratuito del Creador que nos revela algunas tramas de su infinita sabiduría. Por lo tanto, no tenemos que dominar o manipular arbitrariamente la naturaleza, nuestra propia naturaleza, sino, como dice el Papa Francisco, "acompañarla, inclinarse a las posibilidades que ofrece". Para recibir lo que la realidad natural permite a sí misma, como tendiendo la mano"[18]. Porque a través de nuestra naturaleza, el que nos alcanza y se revela a sí mismo, es el autor de la naturaleza: el Creador.
Como San Juan Pablo II: "El carácter virtuoso de la conducta que se expresa en la regulación" natural "de la fertilidad no se basa tanto en la lealtad a una "ley natural" impersonal, sino más bien la persona del creador origen y Señor del orden que se manifiesta en esta ley " [19]. Al someterle nuestra inteligencia y nuestro corazón, realmente entramos en una comunión de intención con él.
 Esto nos permite clarificar aún más la realidad de este camino de santidad destacada por Humanae Vitae. No se trata solo de respetar materialmente un orden biológico, sino de conformar toda la vida al orden de la Creación. El orden biológico, el ciclo de la fertilidad, es "la expresión del orden de la naturaleza, es decir, el plan providencial del Creador, en la fiel ejecución de las cuales depende el verdadero bien de la persona humano " [20]. Pero este plan del Creador no se reduce a la regularidad biológica. La fidelidad al orden de la Creación incluye mucho más. La fidelidad al plan de Dios implica el ejercicio de una paternidad-maternidad responsable que se expresa a través del uso inteligente del ritmo de la fertilidad. Supone una colaboración entre los cónyuges, una comunicación, opciones comunes y libres, planteadas en conciencia, iluminadas por la gracia y la oración perseverante, fundadas en una verdadera generosidad, para decidir si dar la vida, o, por solo motivos" [21] para posponer un nacimiento, presupone verdadera caridad conyugal, verdadera templanza y autocontrol, especialmente si las uniones conyugales deben limitarse a períodos infértiles. En resumen, ¡es todo un arte de vivir, de una espiritualidad, de un modo estrictamente marital de santidad!
Como ya se señaló, Pablo VI "esta disciplina... trae a la vida familiar los frutos de la serenidad y la paz, y facilita la solución de otros problemas, promueve la atención hacia el otro cónyuge, ayuda a los cónyuges a desterrar el egoísmo, un enemigo del amor verdadero, y profundizar su sentido de la responsabilidad ". (HV 21).
VI - Un arte de vivir
Subrayar este aspecto hace que sea posible impedir un equívoco. A veces hablamos de "métodos naturales de control de la natalidad". Muchas personas creen que estos métodos son "naturales" porque no usan un proceso químico o mecánico artificial. Eso no correcto.
Como subraya Juan Pablo II, "la reducción a la única regularidad biológica, separada del "orden de la naturaleza", es decir, del "plan del Creador" es una distorsión del pensamiento auténtico del encíclica Humanae Vitae " [22]. Pero aún más, continúa este santo Papa, que podría llamarse el Doctor de la santidad conyugal, "la calificación de "natural" que se atribuye a la regulación moralmente correcta de la fertilidad (según el ritmo natural) se explica porque ajustarse a ella corresponde a la verdad de la persona y, por lo tanto, a su dignidad: una dignidad que "naturalmente" retorna al hombre como un ser razonable y libre. Siendo razonable y libre, el hombre puede y debe examinar con conocimiento este ritmo biológico que pertenece al orden natural. Puede y debe ajustarse a ella para ejercer esa paternidad-maternidad responsable que, de acuerdo con el plan del Creador, está inscrita en el orden natural de la fertilidad humana" [23] .
En lugar de "método natural", debemos hablar de un ejercicio de fertilidad de acuerdo con la naturaleza humana. Esto implica una "madurez en el amor, que no es inmediata, sino que tiene un diálogo, la escucha mutua y un control singular del impulso sexual en un camino de crecimiento en la virtud", dice Benedicto XVI. Por lo tanto, uno no puede hablar de la vida según el orden de la naturaleza, de acuerdo con el diseño creativo solo si un método natural de regulación del nacimiento se vive en un contexto de virtudes conyugales propias.
"A menudo, el método, separado de la dimensión ética de su propia, se lleva a cabo de manera puramente funcional, e incluso la utilidad. Si uno se separa el método natural de su dimensión ética, dejamos de percibir la diferencia que existe entre él y otros métodos y medios artificiales, y llegamos a hablar de ello como si fuera simplemente otra forma de anticoncepción " [24]. El Cardenal López-Trujillo habló sobre métodos naturales que se convierten en "contracepciones ecológicas" [25] porque se usan en una mentalidad hedonista, cerrada a la recepción de la vida.
Por el contrario, utilizado en el espíritu de una vida de acuerdo con el diseño creativo, un método natural abre a los cónyuges las virtudes propias de la vida conyugal. Abre la puerta a la plena libertad interior en la entrega de uno mismo. "La forma correcta de escuchar y practicar la continencia periódica como una virtud también esencialmente decide sobre la" naturalidad "del método... Por lo tanto, no se puede pensar en una aplicación mecánica de las leyes biológicas. El conocimiento de los ritmos de la fertilidad, incluso si es indispensable, todavía no crea esa libertad interna del don que es de naturaleza explícitamente espiritual y depende del grado de madurez del hombre interior". [26]
En otras palabras: los métodos naturales son una base, pero suponen que se viven en un contexto de virtudes. Pueden constituir una puerta, una pedagogía para el descubrimiento de esta vida conyugal plena, pero también pueden ser vividos solo materialmente sin este contexto de responsabilidad, de generosidad, de caridad que les es connatural.
VII - Entrar a la adoración
Debemos ir más allá y afirmar que, al final, los métodos naturales abren el camino y requieren una verdadera espiritualidad conyugal. Esta espiritualidad, esta vida de relación con Dios encuentra su total realización bajo la influencia especial de un don del Espíritu Santo: el don de la Piedad. La piedad es este regalo que nos hace recibir todo de parte de Dios como de un Padre, con respeto y gratitud. Juan Pablo II enfatiza que no podemos entender completamente "el verdadero significado nupcial de todas las manifestaciones de afecto que constituyen el tejido de la persistencia de la unión conyugal ... sin esta comprensión espiritual que es el fruto fundamental de un don del Espíritu que hace que la persona respete el trabajo de Dios" [27] .
Sí, tienes que ir tan lejos. Comprender el diseño del Creador, recibirlo con el corazón, supone esta profunda actitud espiritual de reconocimiento y adoración, que es un don del Espíritu Santo. En palabras de Juan Pablo II, "el respeto por la obra de Dios ayuda a asegurar que el acto conyugal no se devalúe y se prive de la interioridad, que no se convierta en un" hábito ", y que habla plenitud adecuada de contenido personal (...), sino también de contenido religioso, es decir, la veneración por la grandeza del Creador, único y depósito final de la fuente de la vida " [28 ]. En verdad, es la punta de lo que está en juego en Humanae Vitae.
Al recibir con gratitud el orden natural, tratando de comprender, amar, no sólo a los cónyuges prosperan en su amor a las virtudes que fortalecen su amor mutuo, pero aún más, que están abiertos a la adoración contemplativa creador. Humanae Vitae abre un camino de santidad matrimonial, una pedagogía de adoración, la recepción filial y adoradora del plan divino. Dios mismo es tan amado como un Padre, sus dones son recibidos con gratitud y veneración. Su benevolente majestad es experimentado por los cónyuges.
Se comprende por qué Juan Pablo II pudo afirmar que "rechazar las enseñanzas de la Humanae Vitae es estar poniendo en tela de juicio la idea misma de la santidad de Dios (...) Por estas normas morales son simplemente los requisitos, incluyendo cualquier circunstancia no puede prescindir de la santidad de Dios en la que cada persona humana participa concretamente " [29].
Afirmar que las normas de Humanae Vitae no siempre serían aplicables sería negar la ordenación de todos a la santidad, a la comunión con el Dios, tres veces santo.
VIII - El camino real de la cruz
San Juan Pablo II agrega que negarse a Humanae Vitae " sería hacer vana la Cruz de Cristo. Porque la palabra al encarnar entrado de lleno en nuestra vida cotidiana, que se extiende a través de acciones concretas, que murió por nuestros pecados, nos vuelve a crear en la santidad original, que debe expresarse en nuestra actividad diaria " [30]. Sí, es por la Cruz que somos lavados de nuestros pecados. La cruz es el camino para ir a la santidad de Dios. "No es extraño entonces que el sacramento del matrimonio comprometa a los cónyuges en un camino donde se encontrarán con la Cruz " [31]. Tu amor conyugal debe ser como el amor de Jesús, y el amor de Jesús es un amor que va hasta el final del amor, hasta la muerte en la Cruz. De hecho, ir al final del amor es morir por los que amamos. Para eso es imposible entrar al Amor sin entrar en el sufrimiento, sin morir como Cristo. Porque Dios nos ha predestinado a reproducir la imagen de su Hijo, Jesús, para que él sea el Anciano de una multitud de hermanos (Rom 8:29).
 Sí, queridos amigos, queridos maridos, no les predico de la manera fácil. ¡Te anuncio a Jesús, y Jesús crucificado! Queridos cónyuges, los invito a entrar en este camino real de santidad matrimonial. Hay días en que no será sin heroísmo de vuestra parte. Hay días en que estarás en camino hacia la Cruz. Pienso en "la cruz de aquellos cuya lealtad despierta la burla, la ironía e incluso persecuciones" [32], cruz de preocupaciones materiales producidos por la generosidad al acoger la vida, cruz en las dificultades en la vida de la pareja, cruz de la continencia y de la espera de los periodos.
Queridos amigos, si les dijera otra cosa, les mentiría, ¡los traicionaría! No sería ya un ministro de Dios para guiaros al bien (Rom 13, 4) ni mensajero de su Palabra.
La felicidad, la alegría perfecta de vuestras parejas pasa por ahí. Sé que esto no viene sin sacrificio, pero " cada vez que se repiten los intentos de un cristianismo sin sacrificio, un cristianismo líquido, de agua de rosas, están condenadas al fracaso" [33]. El Catecismo de la Iglesia Católica lo expresa con contundencia: "Es en el seguimiento de Cristo, en la renuncia a sí mismos, en la toma de su cruz, donde los cónyuges pueden "comprender" el significado original del matrimonio y vivirlo con la ayuda de Cristo Esta gracia del matrimonio cristiano es un fruto de la Cruz de Cristo, fuente de toda la vida cristiana " [34]. No podemos economizarnos la Cruz. El Calvario es el punto desde el cual podemos ver todo con los ojos de Cristo y, por lo tanto, comprender lo que es el verdadero amor. Además, como recordó Juan Pablo II, "los cónyuges suponen para toda la Iglesia el recordatorio permanente de lo que sucedió en la Cruz."[35] Esta es la razón por hogares cristianos son lugares de alegría y felicidad. Porque lo que sucedió en la Cruz es al mismo tiempo la plenitud del sufrimiento y la victoria sobre la muerte, el sacrificio perfecto y la mayor alegría, la consecuencia del pecado yla consumación de la santidad. La familia es un lugar de inmensa felicidad porque es un lugar de amor, por lo tanto, un lugar en el centro del cual se alza la Cruz, la fuente de todo amor.
Hablando del sacramento del matrimonio, San Pablo exclama: "¡Este misterio es grande, se aplica a Cristo y a la Iglesia! (Efesios V, 31)” Queridos cónyuges cristianos, la Iglesia os confía un tesoro inmenso: os pide que seáis testigos del mismo amor con el que Jesús ama a la humanidad. Sí, amaos "como Cristo amó a la Iglesia: ¡Él se entregó por ella! (Ef V, 25) Es vuestra misión, vuestra vocación: ¡amar como Cristo, hasta la misma Cruz! Vuestra misión es hermosa! ¡Gracias por estar en medio de nosotros! ¡Gracias, queridas familias, por el testimonio que dais con vuestra alegría y felicidad! La sonrisa en los rostros de vuestros hijos es la mejor forma de presenciar vuestra felicidad. ¡Sois las más hermosas joyas de la corona de la Iglesia! ¡Sois el futuro de la Iglesia y de vuestro país! ¡La Iglesia os ama!
Os agradezco vuestra atención y vuestra paciencia al escucharme. Y con vosotros agradezco a Dios Padre Todopoderoso por darnos al Papa Pablo VI en un momento crucial de nuestra historia, y por iluminarlo y sostenerlo. Dios es siempre fiel incluso cuando una gran parte de la jerarquía de su Iglesia le es infiel y se destaca en la confusión y el desorden por los beneficios humanos. En las palabras de Benedicto XVI con motivo del 40º aniversario de la Humanae Vitae, ya hace diez años: " Lo que era verdad ayer también es cierto hoy en día. La verdad expresada en Humanae Vitae no cambia. ¡Que Dios proteja a la Iglesia y que la Iglesia proteja a las familias y al mundo!


[1] Los cardenales y obispos, desafortunadamente, se organizaron para oponerse radical y públicamente a la encíclica Humanae Vitae. Primero, la Conferencia Episcopal Belga, dirigida por el Cardenal Primado Leo Suenens, publicó el 30 de agosto de 1968 una Declaración del Episcopado belga sobre la Encíclica Humanae Vitae para expresar su oposición.
A continuación, un grupo más amplio de Cardenales opuesto a la Encíclica Humanae Vitae, constituida por los cardenales Suenens Alfrink, Heenan, Döpfner y König. Se reúnen en Essen para decidir su oposición a la Humanae Vitae 9 de septiembre de 1968, durante la Katholikentag d’Essen, en presencia del legado papal, el cardenal Gustavo Testa. Una abrumadora mayoría votó una resolución para revisar la Encíclica.
El 30 de julio de 1968, bajo el título "Contra la Encíclica del Papa Pablo VI", el New York Times emitió un llamamiento firmado por más de 200 teólogos que instaron a los católicos a desobedecer la Encíclica de Pablo VI. Esta declaración, también conocida como la "Declaración de Curran" (Charles Curran, teólogo de la Universidad Católica de América), era algo que nunca se había visto en toda la historia de la Iglesia.
En 1969, nueve obispos holandeses, incluido el cardenal Alfrink, votaron a favor de la llamada Declaración de Independencia, invitando a los fieles a rechazar la enseñanza de Humanae Vitae.
"En 1968", rememora el cardenal Francis J. Stafford, "algo terrible sucedió en la Iglesia. En el Sacerdocio Ministerial, entre los amigos, surgen fracturas en todas partes, que nunca sanarían; estas heridas continúan afligiendo a toda la Iglesia. Pablo VI estuvo casi traumatizado por el conflicto que surgió de algunos de los personajes principales del Concilio que estaban más cerca de él. El 7 de diciembre de 1968, en un discurso al Seminario Lombardo, incluso habló de "la autodestrucción de la Iglesia", un proceso que sacudió y destruyó la Iglesia desde dentro. Esta "autodestrucción de la Iglesia" continúa. Está dirigido por miembros prominentes de la jerarquía y el clero.
[2] San Juan Pablo II, audiencia general del 18 de julio de 1984.
[3] San Juan Pablo II, audiencia general del 18 de julio de 1984.
[4] San Juan Pablo II, audiencia general del 7 de diciembre de 1981.
[5] San Juan Pablo II, audiencia general del 18 de julio de 1984.
[6] San Juan Pablo II, Veritatis Splendor, 84.
[7] San Juan Pablo II, Veritatis Splendor, 81.
[8] San Juan Pablo II, audiencia general del 25 de julio de 1984.
[9] San Juan Pablo II, Discurso del 12 de noviembre de 1988 en el Congreso Internacional de Teólogos Morales.
[10] Ibid.
[11] Beato Pablo VI, Humanae Vitae, 29.
[12] Beato Pablo VI, Humanae Vitae, 30.
[13] San Juan Pablo II, 7 de diciembre de 1981.
[14] Beato Pablo VI, Humanae Vitae, 29.
[15] San Juan Pablo II, Audiencia general del 1er de agosto de 1984.
[16] Benedicto XVI, Homilía del 8 de diciembre de 2005.
[17] Papa Francisco, Laudato si, 106-108.
[18] Papa Francisco, Laudato si, 106.
[19] San Juan Pablo II, audiencia general del 29 de agosto de 1984.
[20] San Juan Pablo II, audiencia general del 29 de agosto de 1984.
[21] Cfr. Humanae vitae, 16: " Por tanto, si los hubiere, para espaciar los nacimientos, razones graves, ya sea debido a condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges, o de circunstancias externas, la Iglesia enseña que es entonces permite tomar en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones generadoras para usar del matrimonio sólo los períodos infértiles y por lo tanto regular la natalidad sin ofender los principios morales que han sido retirados del mercado. (Cf. Pío XII, AAS 43 ( 195 (1), 816.).
[22] San Juan Pablo II, audiencia general del 29 de agosto de 1984.
[23] San Juan Pablo II, audiencia general del 5 de septiembre de 1984.
[24] San Juan Pablo II, audiencia general del 5 de septiembre de 1984.
[25] Cardenal López-Trujillo, e nFamilia cristiana, 17 de noviembre de 2001, p. 23.
[26] San Juan Pablo II, audiencia general del 7 de noviembre de 1984.
[27] San Juan Pablo II, audiencia general del 21 de noviembre de 1984.
[28] Ibid.
[29] San Juan Pablo II, Discurso del 12 de noviembre de 1988 en el Congreso Internacional de Teólogos Morales.
[30] Ibid.
[31] San Juan Pablo II, 23 de septiembre de 1983.
[32] Ibid.
[33] Ibid.
[34] Catecismo de la Iglesia Católica, 1615.
[35] San Juan-Pablo II, Familiaris consortio, 13.
Publicado originalmente por Famille Chrétienne